Las comunidades campesinas y nativas son actualmente las principales formas de agrupación territorial de los pueblos indígenas de Perú. Sus orígenes, a grandes rasgos, se remontan a la época colonial y se dividen en dos grandes líneas: la población local que era parte del Tahuantinsuyo, integrada al régimen colonial bajo la denominación de indios y los indígenas asentados en territorios amazónicos que no fueron conquistados. 

Fue durante gobierno de Velasco Alvarado que se hace la distinción entre comunidades campesinas, organizadas sobre la base de las antiguas comunidades de indígenas, principalmente de la sierra y costa del país; y las comunidades nativas, erigidas a partir de los pueblos no conquistados por los Incas y españoles, es decir, sobre los colectivos asentados en la Amazonía. En lo referente a su población, las comunidades campesinas albergan alrededor de cuatro millones y medio de personas (millón 84 mil 738 familias), mientras que las comunidades nativas, alrededor de doscientas setenta mil personas (52 mil 844 familias) (ENAHO, 2010).

Mapas

Estadísticas

Informe