El tema se encuentra en debate, aunque unas 15 empresas beneficiadas presionan para que su vigencia se amplíe, como la agroexportadora Drokasa, vinculada al fujimorista José Chlimper.

 

Mediante facultades legislativas, el Gobierno solicitó al Congreso ampliar la vigencia del Régimen Laboral Agrario y su extensión a actividades como la acuicultura y forestal.

Dicha propuesta generó reacciones negativas de los propios trabajadores involucrados por ser abusiva, está cerca de ser retirada del pedido de facultades legislativas.

Según revelaron fuentes del Ministerio de Trabajo a La República, este ministerio sostuvo un amplio debate con el Ministerio de Economía y Finanzas –principal impulsor de la norma– para desistir en la ampliación.

La vigencia de este régimen ya fue observada por organismos internacionales como la propia Unión Europea, que invocaba al Estado Peruano a respetar los derechos laborales y detener el abuso de los contratos temporales.

Tal como se observa en la infografía, en el 2017, el 48,7% –casi la mitad– de los trabajadores acogidos al régimen laboral agrario se encontraban bajo contrato intermitente. Este tipo de contratos solo se activa cuando la empresa requiere de estos (cosecha, cultivo, entre otros).

Respecto al 2008, se observa una amplia preferencia por dicho tipo de contrato frente a los contratos indeterminados, que fueron el 22,4% en el 2008 y el año pasado se redujo a 13,7%.

El abogado laboralista Javier Mujica advirtió previamente que ampliar dicho régimen laboral es un discurso del sector privado "para contratar bajo actividades temporales incluso a aquellas que no lo son". "Es un chantaje decir que no invierten porque no pueden despedir", recordó Mujica.

Las empresas

Son quince las empresas que en la actualidad tienen el 49,4% del total de los trabajadores bajo el mismo régimen agrario y su número de contratación se mantuvo en crecimiento.

Es el caso de corporación Agrolatina que, en el 2008, tenía 74 trabajadores bajo el régimen y al 2017 cuenta con 4.348 trabajadores.

Entre dichas empresas que se benefician con el régimen y a quienes les favorece continuar con el régimen se encuentra la Sociedad Agrícola Drokasa S.A. que –según reveló Ojo Público– se encuentra vinculada al actual director del BCRP, José Chlimper.

Afecta derechos de trabajadores

- El régimen laboral agrario recorta derechos a los trabajadores como las vacaciones, de las cuales solo gozan 15 días en vez de 30. Además, las gratificaciones se distribuyen como una fracción de su jornal diario.

- En tanto, las empresas gozan de beneficios como el menor aporte a Essalud por trabajador. Mientras que las demás empresas aportan 9%, las agroexportadoras aportan el 4%. El diferencial es asumido por el Estado. Asimismo, el Impuesto a la Renta que pagan las empresas es de 15%, cuando en el régimen general es de 30%.

 

Vía Diario La República