Se establecen medidas para el fortalecimiento de la fiscalización ambiental como mecanismo de lucha contra la minería ilegal mediante la supervisión de la pequeña minería y minería artesanal a cargo de Entidades de Fiscalización Ambiental (EFA) con el fin de generar una gestión responsable de dichas actividades con miras a mejorar la salud y seguridad de la población, la conservación del medio ambiente y la sostenibilidad de las actividades económicas. De encontrarse infracciones, estas serán calificadas por las EFAs como leves, graves o muy graves dependiendo de la magnitud con la que atenten contra ciertos criterios establecidos que responden a los objetivos enumerados anteriormente, y serán sancionadas mediante la pena pecuniaria de 01 a 40 Unidades Impositivas Tributarias (UIT) y/o las medidas complementarias de cierre de instalaciones, comiso de bienes, paralización de obras, retiro de instalaciones y/o equipos y suspensión temporal o definitiva de actividades, dependiendo del caso.