La concentración de tierras es un fenómeno global que se caracteriza por grandes adquisiciones de tierras y la presión por los recursos naturales por parte de grandes grupos económicos y empresas transnacionales.  En nuestro país, este proceso tomó fuerza en la década de 1990, revirtiendo las consecuencias de la reforma agraria que tuvo lugar a finales de la década del 1960.

Según el I Censo Nacional Agropecuario (CENAGRO) de 1961, el 75.9% del área censada se encontraba concentrada en la propiedad del 0.4% de las fincas existentes (CEPES, 2009) situación que cambió radicalmente con la reforma agraria.  Sin embargo, cuarenta años después, este panorama se hace visible nuevamente. Al 2012, aproximadamente el 80% del total de Unidades Agropecuarias (UA) existentes en el país tienen una extensión menor de cinco hectáreas, pero en conjunto dominan solo el 6% de la superficie agropecuaria total. Mientras que del otro lado, solo un 0.3% del total de UA tienen más de quinientas hectáreas, pero controlan aproximadamente el 70% de la superficie agropecuaria del país . 

En nuestro país, el fenómeno de concentración de tierras se da a través de  4 procesos: (1) la reconcentración de las tierras del azúcar, (2) la ampliación de la frontera agrícola, (3) el mercado de biocombustibles y (4) el acceso de recursos naturales. 

 
► Dale click para revisar el compendio normativo y jurisprudencial sobre "Concentración de la Propiedad"