Durante los primeros días del mes de Enero, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) aprobó el Plan Anual de Evaluación y Fiscalización Ambiental- PLANEFA 2014 [1].

El Plan propuso la creación un programa de desempeño de unidades técnicas zonales  para la evaluar, supervisar y fiscalizar las condiciones en que opera el sector productivo a nivel nacional. De este modo, se podría realizar acciones de vigilancia y supervisión directa sobre los subsectores hidrocarburos, electricidad, minería, pesquería e industria de impacto (Cemento, Papel, Cerveza y Curtiembre), fiscalizando y sancionando las malas prácticas con el apoyo de los Gobiernos Regionales y Locales.

El PLANEFA 2014 trazó como meta la realización de más de dos mil supervisiones ambientales directas, más de doscientas evaluaciones ambientales, la identificación de dos mil  pasivos ambientales y monitoreo  de quinientas Entidades de Fiscalización, además de atender los casos acumulados desde el año 2013.Para cumplir con estas metas, la OEFA ha venido realizando varias sesiones de capacitación  a los funcionarios de los Gobiernos Regionales y las Entidades de Fiscalización ambiental con el fin de lograr un frente unido para prevenir impactos severos en el medio ambiente.

Sin embargo, de acuerdo al reporte de la OEFA emitido en septiembre, hasta el momento, solo diecisiete regiones han presentado planes de Fiscalización Ambiental para el año 2014. Estas son: Tumbes, Piura, Amazonas, Lambayeque, Amazonas, Cajamarca, La Libertad, Ancash, Huánuco,  Pasco, Ucayali, Junín, Huancavelica, Madre de Dios, Ayacucho, Puno, Moquegua y Arequipa. Por otro lado, las Regiones Lima, Ica, Loreto y Tacna no han presentado, hasta ahora, ningún plan de fiscalización ambiental, pese a ser una labor requerida desde el año 2012. Otro dato importante es que dicho año solo la Región Junín cumplió con presentar el PLANEFA y es la única gubernatura a nivel nacional que ha presentado puntualmente  todos los Planes de Fiscalización.

Una rápida revisión del Plan de Gobierno de los candidatos a los Gobiernos Regionales nos ofrece un vistazo de los problemas que afronta la OEFA para la meta que se ha trazado: ciudades modernas sin un cálculo adecuado del costo ambiental y social; inversiones sin fortalecimiento de las estructuras de control; Y turismo sin presupuesto para la preservación de flora y fauna. De modo que delegan  al Gobierno Central sus responsabilidades  en materia ambiental.  

Por otro lado, los planes de la OEFA afrontan barreras aun más grandes como consecuencia del recorte de competencias que deja  el “paquetazo ambiental” a la actividad fiscalizadora y sancionadora del Organismo.   En este contexto, es evidente que el macro-proyecto de Evaluación y Fiscalización Ambiental en el sector industrial tiene un futuro incierto.

Por lo pronto, en el ámbito regional, es importante no perder de vista  uno de los puntos esenciales del proceso de  descentralización: llevar a cabo de planes de largo alcance con el apoyo de cuerpos de trabajo distribuidos a nivel nacional para lograr un impacto real en la vida y el desarrollo de todos los peruanos.



 


[1] Resolución de Consejo Directivo N° 052-2013-OEFA/CD.